27/11/2017

Estacioneros amenazan con dejar de cobrar la nafta con tarjeta

Se plegarían a la medida impulsada desde la Cámara de Expendedores de Santa Fe en rechazo a los altos costos operativos y el período de acreditación.

Las 500 Estaciones de Servicio ubicadas en la ciudad de Santa Fe se encuentran realizando una campaña de difusión masiva en la que alertan a la población que de no modificarse las condiciones operativas dejarán de vender combustibles con tarjeta de crédito. La medida podría extenderse a todo el país.

"La medida aún no tiene fecha de aplicación", reconoció Alberto Boz, titular de la Federación Argentina de Expendedores de Naftas del Interior (FAENI), que confirmó que "ya está tomada la decisión porque el problema está en que los bancos emisores de estas tarjetas fueron corriendo los plazos de pago hasta llevarlo a 28 días y están cobrando una comisión de 1,5 por ciento sobre el total".

Los empresarios decidieron visibilizar la protesta mediante el reparto de folletos y la pegatina de afiches en las calles de las principales ciudades de la provincia. Boz consideró que se trata de una "medida extrema" ya que "en el último tiempo la venta con tarjetas de crédito y débito ronda entre el 60 y el 75 por ciento".

Si bien por ahora el descontento se circunscribe al ámbito de influencia de FAENI, podrían acoplarse las Estaciones de Servicio de todo el país, determinación que podría cristalizarse el próximo 6 de diciembre durante una reunión de expendedores de CECHA.

"Compartimos el reclamo de nuestros colegas", admitió el Secretario de la entidad nacional, Oscar Díaz. Es por ello que confirmó que el tema será analizado durante el próximo encuentro que se realizará en la ciudad de Buenos Aires.

El pedido de los estacioneros en favor de una reducción en el arancel que tributan por cada operación y menores plazos de pago lleva más de una década sin solución. En diversas oportunidades, incluso, intentaron negociar una mejora con la Asociación de Tarjetas de Crédito (ATASYC), sin resultados positivos.

Díaz reconoció finalmente, que por la gran cantidad de operaciones que se efectúan con plásticos su implementación podría ser dificultosa. No obstante sugirió que la medida podría escalonarse a partir de un día por semana y así incrementarse hasta lograr que los bancos y las empresas contemplen la demanda de los expendedores.