27/07/2018

Buscan reducir los faltantes de combustible en las estaciones de servicio

Fue a raíz de una reunión entre el Gobierno, estaciones de servicio y distribuidores. Las petroleras consideran que el precio de la nafta está 20% rezagado.

Una treintena de expendedores de estaciones de servicio de todo el país, adheridas a la Cámara de Empresarios de Combustibles(CECHA) mantuvieron el jueves por la mañana una reunión con funcionarios del Ministerio de Energía y representantes de la distribuidora Dapsa, en la sede de esa entidad empresaria. El objetivo fue tratar de contrarrestar los efectos del desabastecimiento de combustible que enfrentan los estacioneros, especialmente en el interior del país.

Por el lado de las estaciones de servicio estuvieron representadas las estaciones de red (que no son propiedad de las petroleras), las blancas (sin marca) y y aquellas independientes que comercializaban productos de Oil, la petrolera que pertenecía al empresario Cristóbal López.

En ese ámbito, los estacioneros plantearon la necesidad de solucionar el problema del desabastecimiento de combustible que afecta especialmente a algunas provincias, como las de Córdoba, Santa Fe, San Juan, San Luis, Mendoza y Buenos Aires. Los reclamos fueron escuchados, esta vez, por el director nacional de Refinación y Comercialización del Ministerio de Energía, Ignacio Barousse , el titular de DAPSA, Hugo David y su gerente comercial, Manuel Turrido.

Como siempre, el problema de fondo es el precio del combustible. Las petroleras consideran que el precio de la nafta está todavía rezagado 20%. Sin embargo, tienen la presión del Gobierno para no aumentar tanto los precios tras la devaluación. Con lo cual, los valores de las naftas y el gasoil quedaron por debajo de la paridad de exportación. Entonces, para reducir las pérdidas del negocio, las petroleras decidieron priorizar las entregas a las estaciones de servicio que son propias y restringir las entregas al resto del mercado. Esta es la explicación de los estacioneros. En cambio, las petroleras, aseguran que, si los expendedores "están pidiendo más de lo que vienen vendiendo, es probable que lo estén acaparando para beneficiarse de futuros aumentos", se defienden.
 

Lo cierto es que la peor parte de esta coyuntura es la que viven las estaciones "blancas" y aquellas que venden combustible de la ex Oil. En algunos casos, las blancas tienen "cero abastecimiento", detalló Carlos Gold, titular de CECHA. Es el caso de un estacionero de La Pampa,  dueño de seis estaciones, que estuvo ayer presente en la reunión, a la espera de una solución para el desabastecimiento total de sus surtidores.

Dapsa argumentó -en la reunión- que está "haciendo lo que puede", abasteciendo al mercado según sus posibilidades. Por ejemplo, sobre la provisión a las ex estaciones de Oil, la distribuidora dijo que, desde mayo, se comprometió a abastecer a unas 252 estaciones de las 297 bocas que tiene la petrolera. El resto, ya habían sido liberadas para comprar el combustible a otros proveedores. 

En el caso de las estaciones blancas, que consumen unos 70 mil metros cúbicos de combustible por mes, Dapsa se comprometió -en la reunión- a abastecer entre 25 y 30 mil m3. Sin embargo, queda pendientes de resolver el abastecimiento de los otros 40 mil metros cúbicos. Por eso, señaló Gold, "seguiremos haciendo gestiones para solucionarlo", comentó.

Fuente: Clarin